Blogia
El blog de Tere

El 150 aniversario del Himno Nacional

El 150 aniversario del Himno Nacional La Secretaría de Gobernación invita a todos los mexicanos a cantar nuestro himno nacional el día de mañana, 15 de septiembre, exactamente al mediodía.

La invitación se ha difundido por televisión mediante un comercial en donde se muestra un vuelo aéreo nocturno y a los pasajeros de éste dormidos. En medio del silencio suena el bip de un despertador de reloj. El mexicano pasajero en cuestion abre los ojos y, medio adormilado, se para de su asiento, se coloca a la mitad del pasillo entre los asientos, coloca el brazo en posición horizontal tocando su pecho con el dedo pulgar, en un saludo respetuoso, y sin mayor pena, entona las estrofas de nuestro himno ante la sorpresa de sus compañeros de viaje.

Mexicanos, al grito de guerra
El acero aprestad y el bridón,
y retiemble en sus centros la tierra.
Al sonoro rugir del cañón.


La toma entonces se centra en la leyenda: El 15 de septiembre a las 12:00 del día, entona el Himno Nacional estés donde estés. 15 de septiembre, 150 aniversario del Himno Nacional.

A pesar de las respuestas negativas que he recibido al sondear a la gente que conozco ("Oye... ¿vas a cantar el himno el 15 al mediodía?") definitivamente siento que este será un evento muy trascendental e interesante.

Ciña ¡oh patria! tus sienes de oliva
De la paz el arcángel divino,
Que en el cielo tu eterno destino
Por el dedo de Dios se escribió.

Más si osare un extraño enemigo
Profanar con su planta tu suelo,
Piensa ¡oh Patria querida! que el cielo
Un soldado en cada hijo te dio.


Trascendental, porque nunca había visto un evento en donde se convoque a la población de un país completo a realizar un acto de patriotismo fuera de lo común. Lo más que puedo recordar, y no tiene la magnitud de éste, es una reciente convocatoria a una marcha en contra de la inseguridad de la Ciudad de México (que tuvo una aceptable respuesta) y años atras, a subir a las azoteas y poner espejitos contra el sol para que fueran vistos por el Papa Juan Pablo II, cuando salía en avión del país después de cumplir su primera o segunda visita. En todo caso, ambos eventos fueron locales, no nacionales.

Interesante, porque veo claramente una división entre los mexicanos:

a) Están los confundidos, que se enojan y le tiran al gobierno del Presidente Fox, diciendo que en lugar de mejorar la economía/seguridad/situación política/lo-que-venga-a-la-mente, éste se dedica a difundir mensajitos de patriotería falsa que solo engañan al pueblo y le dan circo, y

b) Están los entusiastas que señalan que ésta será una gran ocasión para hermanar al pueblo de México en un símbolo patrio que finalmente nos es común a todos.

Y aquí, como muchas cosas en la vida, pienso que lo mejor es el término medio.

¡Patria! ¡Patria! Tus hijos te juran
Exhalar en tus aras su aliento,
Si el clarín con su bélico acento
nos convoca a lidiar con valor.

¡Para ti las guirnaldas de oliva!
¡Un recuerdo para ellos de gloria!
¡Un laurel para ti de victoria!
¡Un sepulcro para ellos de honor!


Es un error, garrafal error, confundir una convocatoria que hasta de inocente peca e identificarla con una persona (Vicente Fox o Santiago Creel), un partido (el PAN), una ciudad (el Distrito Federal). El Himno Nacional va más allá de quien nos gobierna. El Himno Nacional va más allá de lo buenos o malos o regulares que son nuestros gobernantes en turno. El Himno Nacional, leanme bien, de todas maneras hubiera cumplido 150 años, estuviera quien estuviera en el poder ¿o no? De todas maneras alguien iba a proponer un festejo, ¿no? Finalmente, alguien se hubiera acordado, ¿no?

El evento también será interesante en el momento especificado. No saben cuánto me gustaría pararme en el metro a la hora señalada y ver quien responde a la convocatoria. Y peor aún, no saben cuanto me enorgullecería ver que hay gente que deja atrás las diferencias políticas y económicas y cuenta con la inteligencia de reconocer el valor que tiene la necesidad de pertenencia y la necesidad de lealtad a una tierra, mas allá de lo banal de la política.

Esto es finalmente lo valioso, exaltar y confirmar la necesidad de todo ser humano de pertenecer, de ser parte de y de sentir lealtad por una tierra, por un símbolo, por una canción. Aunque sólo sea una "rola", como alguien me dijo hace rato. Esta rola simboliza lo trascendental que sí deseo heredar a mi hija, la satisfacción de ver que hay valores que no cambian y que son el sustento de esta sociedad y (lo voy a decir con todas sus letras) el orgullo que yo sí siento por ser mexicana y por vivir en un país maravilloso.

¡Viva México!

Mexicanos al grito de guerra
El acero aprestad y el bridón,
y retiemble en sus centros la tierra.
Al sonoro rugir del cañón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres